Fantasía (1)

Mostrando todos los resultados 1

Ordenar por:
  • Jon está enfermo; su única distracción es mirarse al espejo de su cuarto de baño que le muestra una imagen suya algo distinta, la de él antes de estar… como está.

    Un día, ese otro yo le invita a atravesar el espejo para recorrer un camino dorado, mágico y… secreto.

    El universo Margali es un mundo diferente, extraño y peligroso; cuando Jon entra en él lo único que es capaz de recordar es su nombre.

    Los curiosos seres que lo están esperando: un aylano, un ñunzu y un duende lo reciben como alguien especial: el niño de una milenaria profecía…

    Lo que sí intuye el muchacho, es que ese viaje al mundo Margali le puede costar la vida.

    ¿Qué puede hacer un joven de la tierra en un lugar plagado de seres mágicos con terribles poderes como son: los brujos, elfos, nereidas, fanton, demonios, ñunzus, aylanos o ángeles?

    «—¿Me puedes decir que es Ciencia Ficción? —insistió Balbo, malhumorado, al muchacho—. Cici, seguro, como que soy un aylano, que este no es el chico de la profecía; ¿has visto…? Se ha dormido?».

    Jon Zubia de: Txema Sandoval 18,95

    Jon está enfermo; su única distracción es mirarse al espejo de su cuarto de baño que le muestra una imagen suya algo distinta, la de él antes de estar… como está.

    Un día, ese otro yo le invita a atravesar el espejo para recorrer un camino dorado, mágico y… secreto.

    El universo Margali es un mundo diferente, extraño y peligroso; cuando Jon entra en él lo único que es capaz de recordar es su nombre.

    Los curiosos seres que lo están esperando: un aylano, un ñunzu y un duende lo reciben como alguien especial: el niño de una milenaria profecía…

    Lo que sí intuye el muchacho, es que ese viaje al mundo Margali le puede costar la vida.

    ¿Qué puede hacer un joven de la tierra en un lugar plagado de seres mágicos con terribles poderes como son: los brujos, elfos, nereidas, fanton, demonios, ñunzus, aylanos o ángeles?

    «—¿Me puedes decir que es Ciencia Ficción? —insistió Balbo, malhumorado, al muchacho—. Cici, seguro, como que soy un aylano, que este no es el chico de la profecía; ¿has visto…? Se ha dormido?».